Por todos es bien sabido que el cepillo de dientes es nuestro mejor aliado para mantener una correcta higiene bucodental.  Pero al igual que son muchos sus beneficios, un mal uso del mismo puede acarrearnos graves problemas de salud.

Y es que la retención y la supervivencia de microorganismos en el cepillo dental después del lavado representa una posible causa de contaminación de la boca. Numerosos estudios han demostrado que el uso prolongado del cepillo de dientes facilita la contaminación por diversos microorganismos, además de asociarse con la transmisión de problemas de salud graves.

Es por eso que en este nuevo panorama en el que nos encontramos debido a la pandemia global de COVID-19, es de vital importancia tener una excelente higiene bucodental y llevar un especial cuidado con los artículos de higiene personal para garantizar tanto nuestra salud como la de los que conviven con nosotros ante posibles contagios.

Ya conocemos muchos de los consejos que nos dan los expertos todos los días para prevenir nuevos contagios, lavarse las manos regularmente con agua y jabón al menos 20 segundos, usar gel hidroalcohólico cuando no tengamos acceso a lavarnos las manos, el uso de la mascarilla, pero… ¿y qué ocurre con nuestra boca? ¿Cómo podemos evitar contraer o propagar el coronavirus (COVID-19)?

 

Consejos para evitar contraer o propagar el coronavirus (COVID-19) mediante nuestra higiene dental

El cepillo de dientes es personal e intransferible

Nunca bajo ningún concepto se debe compartir un cepillo dental, ya que es una forma en que los virus y las enfermedades transmitidas por la sangre pueden contraerse entre personas.

Para una buena higiene el cepillado son 2-3 veces al día, el enjuague 2 veces al día, y una vez al día (noche) interproximal y lingual.

 

Búscale un lugar correcto en el baño

Si es posible, es mejor que los cepillos de los distintos miembros de la familia estén separados unos de otros, sobre todo si algún miembro de la familia tiene síntomas de coronavirus o lo ha padecido. Igual de importante es la ubicación de los cepillos en el baño, por ejemplo, no es recomendable tener los cepillos al aire justo arriba de la taza del wáter, ya que esto puede suponer la propagación de enfermedades al tirar de la cisterna.

 

Cada 3 meses, cepillo nuevo

Un cepillo gastado no puede asegurarnos una correcta higiene bucodental, por lo que se recomienda cambiarlo cada 3 meses aproximadamente. Cambiar tu cepillo regularmente también ayudará a prevenir la propagación de bacterias.

Si has tenido el coronavirus (o sospechas que puedas tenerlo), cámbialo por uno nuevo. Es importante que el cepillo sea de calidad, ya que los filamentos irregulares retienen más patógenos. Hay que aclararlo y sacudir bien el cepillo. Uso de capuchón con ventilación para protegerlo de la contaminación.

 

La importancia del enjuague

Para lograr una desinfección potente en caso de estar contagiado de COVI-19 o con sintomatología previa, se recomienda utilizar enjuagues bucales que contengan: Yodopovidona 0.2-1%, cloruro de cetilpiridinio 0.05-0.1%, peróxido de hidrógeno 1% y/o aquellos que contienen aceites esenciales y alcohol. A poder ser puros, sin diluir.

Además, es igual de importante un enjuague preliminar para reducir la carga viral y terminar con una limpieza del cepillo de dientes o cabeza de cepillo sumergiéndolo en un vaso con una solución a base de hipoclorito de sodio (lejía) durante 30 minutos, una vez pasado este tiempo, aclarar con agua y dejar secar. El uso típico de lejía es a una dilución de 1: 100 de hipoclorito de sodio al 5%, lo que resulta en una concentración final de 0.05% para no producir intoxicaciones.

El enjuague no es un tratamiento, pero sí ayuda a reducir carga viral (diminuir patógenos bucales). Los filamentos son un medio ideal para los patógenos.

 

Limpia tu baño regularmente

Es importante que las superficies del baño se limpien regularmente con productos de limpieza a base de cloro (lejía). El baño es uno de los lugares de la casa donde más debemos insistir en mantener una adecuada higiene.

 

Recuerda que mantener la higiene en tu boca es sinónimo de salud, y esto nos protegerá ante posibles infecciones.

Para garantizar una correcta higiene bucodental también es importante mantener visitas regulares a tu dentista para realizar visitas y limpiezas rutinarias.

En el estado de alarma actual en el que nos encontramos en Clínica Bona solo atendemos urgencias odontológicas para garantizar la seguridad tanto del personal como de los pacientes.

Si tienes dudas o necesitas orientación en alguno de estos temas no dudes en llamarnos a nuestro teléfono de Urgencias: 634 762 827.