El blanqueamiento dental es un tratamiento al que muchas personas recurren para lucir una sonrisa más bonita. No obstante, no debemos olvidar que es un procedimiento odontológico y que debe ser supervisado por especialistas.

A continuación, os contamos a qué se deben las manchas dentales y cuáles son los tipos de blanqueamientos que existen.

¿Por qué se oscurecen los dientes?

Consumir determinados productos o llevar una incorrecta higiene bucal puede producir la tinción de los dientes. Podemos diferenciar dos tipos de manchas dentales: las exógenas y las endógenas.

 

Manchas exógenas

Las manchas exógenas surgen por el contacto de los dientes con alimentos y bebidas pigmentantes, como son la salsa de soja, el café o el vino.

Los colutorios y pastas de dientes con Clorhexidina también pueden producir manchas si se usan durante un tiempo prolongado.

 

Manchas endógenas

Se dan en la fase de formación de los dientes, antes de haber salido a la cavidad oral.

Se producen, entre otras causas, por tomar determinados medicamentos, por el déficit de vitaminas o por una excesiva exposición al flúor durante esta etapa de formación de los dientes.

 

¿Qué tipos de blanqueamiento dental existen?

A groso modo, se puede discernir entre dos tipos de blanqueamiento: el que se realiza en dientes vitales y el que se hace en dientes no vitales.

Blanqueamiento en dientes vitales

El blanqueamiento dental en dientes vitales puede ser el realizado en la consulta odontológica y el que el paciente realiza en su casa (bajo supervisión médica).

 

 Blanqueamiento dental en la consulta del dentista

Tras realizar una profilaxis adecuada (limpiar las superficies dentarias y las zonas de difícil acceso con el cepillado dental) y confirmar que la boca está sana, se aísla el área a tratar del resto de la boca para que el producto blanqueador no entre en contacto con la misma.

Seguidamente, se aplica el agente blanqueador y éste es “activado” por una fuente de luz. Para conseguir resultados óptimos, se siguen las indicaciones del fabricante del producto blanqueador.

 

Blanqueamiento en el domicilio del paciente (con supervisión del odontólogo)

En este método, el paciente es el que se aplica el producto blanqueante, bajo las indicaciones previas de su dentista.

En primer lugar, al acudir a la consulta, se le fabrica una férula a medida para que posteriormente, el paciente pueda usarla en su domicilio bajo supervisión del odontólogo.

Con la férula se evitará la entrada en contacto del producto blanqueador con el resto de la boca.

Antes de realizarse el blanqueamiento, el paciente deberá higienizar la cavidad bucal y comprobar el correcto estado de la misma.

 

Blanqueamiento en dientes no vitales

El blanqueamiento en dientes no vitales se realiza en la consulta del dentista.

Existen dos técnicas principales de blanqueamiento dental en dientes no vitales que, de hecho, se pueden combinar: la inmediata y la ambulatoria.

 

Blanqueamiento dental mediante técnica inmediata

Se trata de un procedimiento cuyos resultados son visibles al instante. El odontólogo aplica el producto correspondiente y lo “activa” a través de un instrumento caliente.

 

Blanqueamiento dental mediante técnica ambulatoria

Por su parte, el blanqueamiento mediante técnica ambulatoria, es un procedimiento más prolongado en el que se lleva la mezcla correspondiente a la cámara pulpar y se coloca una obturación temporal en la superficie.

 

¿Qué peligros tiene el blanqueamiento dental?

Una inadecuada aplicación de los productos empleados en un blanqueamiento dental puede suponer sensibilidad, quemazón e incluso daños en los dientes y encías. Por ello, es imprescindible emplear las cantidades y tiempos adecuados para cada técnica y procedimiento. ¡Nadie mejor que tu dentista para supervisar el tratamiento!

Si quieres hacerte un blanqueamiento dental y te gustaría que nuestros especialistas te asesoraran, llámanos al 965 20 00 20.