Cuando conocemos a una persona ¿qué es lo primero que miramos? Exactom, su rostro y en especial en su sonrisa, por ello, es de vital importancia tener unos dientes y una boca bonita y cuidada gracias a la higiene bucodental. La sonrisa es nuestra mejor carta de presentación y la placa dental su principal enemigo.

La placa dental es una capa de color blanquecino-amarillento producido por la acumulación de restos alimenticios, bacterias y gérmenes. Crece poco a poco y a medida que lo hace se incrusta en los dientes.

La formación de la placa comienza a partir de restos alimenticios depositados en la superficie de las piezas dentales, las cuales favorecen el crecimiento y la reproducción de bacterias. Estas bacterias producen a la degeneración y la destrucción del esmalte.

Cuando la infección no se trata, el proceso avanza hacia el interior de la pieza dentaria, destruyendo la dentina y la pulpa. Los gérmenes y las bacterias lesionan el nervio sensitivo de la pieza, produciendo un intenso dolor.

Cuando el esmalte se altera y la infección progresa hacia el interior, aparecen síntomas como el dolor y las molestias al tomar alimentos muy azucarados, fríos o calientes, signo de que el nervio se encuentra poco protegido.

La causa de este problema es debido a la falta de una buena higiene bucodental. Cuando no se tienen una buena rutina de cepillado y uso de hilo dental, el aumento de la placa dental genera un desagradable olor y puede conducir a enfermedades más serias como, por ejemplo, la aparición de gingivitis y la enfermedad periodontal (perdida del hueso dental).

Además, es una de las principales causas de las caries, cuya presencia está condicionada por la existencia de factores hereditarios metabólicos y constitucionales.

Las recomendaciones para evitar la placa dental consisten en tener hábitos saludables y buena higiene bucodental. También es aconsejable seguir las siguientes sugerencias:

  • Evitar fumar y el exceso de café
  • Evitar alimentos azucarados
  • El cepillado regular después de cada comida
  • Uso de hilo dental para la limpieza de los espacios interdentales
  • Enjuagues periódicos con colutorios fluorados
  • Visitas periódicas al dentista cada 6 meses

Desde la Clínica Dental Bona queremos recalcar la importancia de asistir a los especialistas para evitar futuras caries o circunstancias más serias. En muchas ocasiones el paciente no es consciente de que tiene placa dental hasta que descubre síntomas más avanzado como el dolor y las molestias al tomar ciertos alimentos.