La salud dental puede afectar a tu día a día al igual que cualquier otro problema de salud. Es importante que cuides tu boca y tus dientes de la misma manera que mimas tu piel, tu pelo o tu mente.

Ya hemos hablado de los alimentos que pueden ser beneficiosos para nuestra salud bucodental, así que hoy os traemos una lista de alimentos que pueden ser perjudiciales para nuestra salud dental. Es aconsejable que hagas de ellos un consumo moderado para que no puedan causar ningún problema indeseado en tus dientes o en tus encías.

¡Empezamos!

Bebidas carbonatadas

Este tipo de bebidas contienen ácidos, que disminuyen el ph y contribuyen con ello a incrementar el nivel de acidez de la boca y el riesgo de sufrir caries.

Azúcar

La OMS recomienda reducir el consumo de azúcar, ya que es una de las principales causas de dolencias en nuestra salud bucodental, pudiendo provocar caries. Hay muchos más alimentos procesados de los que pensamos que llevan grandes cantidades de azúcar y que pueden resultar perjudiciales.

Café y té

Pese a que el té verde y negro tienen un alto poder antioxidante y nos ayudan a controlar el desarrollo de bacterias que provocan caries y enfermedades de encías, un consumo excesivo puede llegar a oscurecer tus dientes.

El café posee una alta concentración de cromógenos y por ello también puede provocar manchas en nuestros dientes.

Alcohol y tabaco

Ambos pueden causar infecciones en nuestra boca ya que desequilibran los niveles de hongos y bacterias que habitan en nuestras mucosas. El tabaco también puede producir inflamación y sangrado de nuestras encías.

Golosinas y chocolatinas

La mayoría de las chucherías, los caramelos y las chocolatinas que tanto gustan a niños y a adultos contienen un alto porcentaje de azúcar, que como ya hemos contado, es perjudicial para nuestra salud dental. Un consejo: si eres fan del chocolate y quieres disfrutar del auténtico sabor del cacao te recomendamos que, como alternativa saludable, lo compres con más del 70% de chocolate.

Productos pegajosos

La textura y consistencia pegajosa de algunos alimentos se adhiere a la dentadura y los convierte en enemigos para nuestra boca. Algunos ejemplos son la fruta deshidratada, los caramelos masticables, algunos snacks… Si no puedes evitarlo, intenta enjuagarte la boca con agua después de ingerirlos para eliminar sus restos.

Hielo

¿Has mordido hielo alguna vez y has notado en tus dientes una sensación dolorosa? Masticar hielo provoca hipersensibilidad dental al igual que ingerir bebidas muy frías.